¿Qué es la enfermedad de Freiberg? Como saber el estado de mi metatarso y como tratarlo

La enfermedad de Freiberg, es una condición poco común, que afecta principalmente los huesos del metatarso. Presenta dolor cuando se está de pie, ocasionando inflamación y sensibilidad. Puede diagnosticarse por medio de radiografías. Los tratamientos pueden ser ortopédicos o incluir inyecciones e inmovilizar la zona afectada. Los procedimientos dependen de varios factores, entre ellos la edad del paciente. 

¿Qué causa la enfermedad de Freiberg?

Radiografía de metatarso. Imagen Vía.

Las causas que dan origen a la enfermedad de Freiberg no son conocidas. Sin embargo, el estilo de vida puede ser algo que se deba tomar en cuenta.Los golpes, microfracturas y un anormal crecimiento de los huesos inferiores del metatarso pueden originar la enfermedad de Freiberg.

Una mala disposición genética puede facilitar o alterar la forma en que se ubican los huesos y biomecánica de la estructura de los pies.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Freiberg, presentan dolor en los huesos, al estar en movimiento o apoyarse sobre estos cuando uno se pone de pie. También cuando se usan tacos, o adoptar una posición de pararse en puntas sobre los pies, puede presentar limitaciones al movimiento.

La inflamación puede ser algo común en la zona metatarsofalángico, conforme pasen los días, puede producir cojera y sensibilidad en el pie dañado.

Algunos no presentan síntomas, quizás sientan algún pequeño dolor, pero al momento del diagnóstico por Rayos X puede presentar los huesos fuera de lugar.

¿Cómo tratar la enfermedad de Freiberg?

Los tratamientos de la enfermedad de Freiberg pueden depender de la edad de la persona, su condición física, genes hereditarios y enfermedades crónicas o autoinmunes. Un organismo muy debilitado podría ser una oportunidad para dislocaciones, mal crecimiento de los huesos, etc.

Sigue leyendo  Tengo dedos en garra en los pies? ¿Qué debo hacer para prevenirlo y tratarlo?

Uno de los tratamientos más empleados, es la inmovilización de los pies por medios ortopédicos, así poder ayudar a los huesos y tejido que sanen y sigan un curso normal. Esto permite al los pies, evitar la carga de peso y calzados que agravan la enfermedad.

Otros tratamientos incluyen inyecciones para disminuir el dolor, una intervención quirúrgica si es necesario. En estos casos el uso de prótesis externas son usadas para corregir la dirección de los huesos.

El objetivo de los tratamientos es hacer descansar la articulación, reducir el dolor e inflamación del pie. Es recomendable iniciar con tratamientos caseros o conservadores. Entre los cuales destacan las muletillas, plantillas ortopédicas, moldes, resistor para corregir la postura de los huesos.

Consultas: Freiberg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *