Como desinflamar y evitar el pie de Charcot: terapia no quirúrgica y quirúrgica

Una de las enfermedades más comunes y mortales del mundo es la diabetes. Solo en Estados Unidos se calcula que existen un promedio de 16 millones de personas que la padecen. Esta enfermedad suele generar complicaciones importantes en la salud de las personas que la padecen, una de las más comunes es el Pie diabetico o Pie de charcot.

La diabetes suele causar problemas en la circulación sanguínea y daño serio a los nervios de pie, generando esta condición, también conocida como artropatía neuropática. Este padecimiento puede deformar gravemente el pie y otras complicaciones que en ciertos casos, llevan a una futura amputación de la extremidad.

 

¿Qué es el pie de Charcot?

El pie de Charcot se presenta como un repentino debilitamiento de los huesos del pie acompañado de una neuropatía o lesión nerviosa. Este debilitamiento puede llegar a tal extremo que los huesos pueden fracturarse e incluso el caminar constante puede llevar a una deformación del pie. Durante este proceso, el arco del pie cambia dándole al pie una forma anormal, como la base de una mecedora.

La neuroartropatía ocasiona una pérdida de sensibilidad en el pie, llegando al punto que la persona no notará si tiene una herida o si algo le irrita, además la reducción del flujo de sangre hacia los pies (otra de los efectos de la diabetes sobre la sangre) debilitan los huesos y causan la pérdida de la efectividad del sistema inmune en esa área, por lo que una pequeña herida puede llegar a convertirse en una infección grave en cuestión de días.

La artropatía neuropática o pie de Charcot puede llevar a deformidades, fracturas, infecciones que a su vez llevarán posiblemente a la amputación del pie.

 

Características del pie de Charcot

Paciente con pie de charcot o diabetico,

Los síntomas o características presentes en una persona que padece de artropatía de Charcot son:

  • Poca presencia de dolor en el pie, incluyendo pérdida de la sensibilidad.
  • Inflamación del pie sin la presencia de ninguna lesión
  • En las primeras etapas se presencia un enrojecimiento del pie.
  • Sensación de calidez al tacto, se nota la diferencia entre el pie afectado y el que se encuentra sano.

¿Qué causa el pie de Charcot?

La principal causa del pie diabetico o pie de Charcot es la presencia reciente de una neuropatía (lesión en los nervios) esto reduce significativamente la sensibilidad del pie, por que el paciente no podrá percibir dolor, temperatura o algún tipo de traumatismo. Al no tener conocimiento de la lesión a causa de la pérdida de la sensibilidad, la lesión puede empeorar.

¿Cómo evitar el pie de Charcot?

Es de vital importancia que el paciente de diabetes tome estas medidas para poder evitar padecer de una neuroartropatía de Charcot y sus complicaciones:

  • Mantener un seguimiento constante con su médico tratante.
  • Realizar revisiones constantes con un médico especialista del pie y el tobillo.
  • Mantener niveles de azúcar en la sangre estables, esto ayudará a prevenir que el daño en los nervios continúe avanzando o la aparición de futuras lesiones.
  • Seguir estrictamente la dieta recomendada por su doctor, además de cumplir al pie de la letra con el tratamiento establecido.
  • Antes comenzar su día revise minuciosamente el estado de sus pies, si nota algún cambio o síntoma extraño, consulte a su médico.
  • Evite los movimientos o ejercicios bruscos que puedan llegar a generar alguna lesión en el pie.
También te puede interesar  Condropatía patelar o condromalacia rotuliana: ¿Como recuperarse y que ejercicios son los adecuados?

Cuidados del pie diabético

La progresión de los síntomas y características del pie de Charcot pueden causar una degeneración progresiva de toda la estructura del pie, haciendo de esta manera que sea muy probable la aparición de fracturas así como la aparición de úlceras a causa de las lesiones que se lleguen a infectar. Una vez que ya esta condición se encuentre en un estado avanzado, hay que establecer ciertos cuidados para evitar mayores complicaciones.

Cuidado de enfermería para el pie diabético

Para poder detener el avance del daño causado por esta condición, es importante seguir un tratamiento no quirúrgico diseñado para el pie de Charcot, que consiste en dejar de apoyar el pie afectado el tiempo suficiente para que cualquier herida o lesión sane. El tratamiento consiste en:

  • Evitar apoyar el pie: Aunque el paciente no sienta dolor, lo cierto es que apoyar el pie o caminar haciendo uso de este puede traer lesiones y complicaciones graves. El paciente deberá usar muletas o no caminar en absoluto hasta que su médico se lo recomiende nuevamente.
  • Uso de yesos o aparatos ortopédicos: Las fracturas suelen ser comunes al padecer de pie diabético, el uso de yesos, muletas, o sillas de rueda, ayudarán a que los huesos se suelden correctamente. También es recomendable el uso de aparatos que le permiten reducir la inflamación del pie, como bandas elásticas o calcetines especiales.
  • Calzado a la medida: Usar zapatos muy ajustados o que no se adapten perfectamente a la forma de su pie puede causar fricción con el mismo y de esta manera generar úlceras y lesiones. Los zapatos a la medida o plantillas pueden ayudar a evitar estas complicaciones.

 

Tratamiento antibiótico para el pie diabético o pie de Charcot

Una de las principales complicaciones del pie de Charcot son las infecciones, así como la principal causa de la amputación de la extremidad. Sin embargo existen maneras de combatir estas infecciones si se hace un uso correcto y racional de los antibióticos.

Es importante saber que el uso de los antibióticos se debe ejercer siempre y cuando haya evidencia clínica clara de que existe una infección. El tratamiento deberá ser prescrito por un médico, así como si este deba ser aplicado dentro o fuera del centro de salud, la vía de administración y la duración del tratamiento, una vez que se haya establecido la gravedad de la infección.

 Tratamientos quirúrgicos para el pie diabético

En algunos casos, el uso de tratamientos ambulatorios para el pie de Charcot no son suficientes para evitar que siga habiendo daño en la salud del paciente. En esos casos el pie ha llegado a unos niveles muy altos de deformidad en los que se debe presentar una opción quirúrgica para corregir la forma del pie. También se usa en casos de dislocaciones o fracturas inestables.

Algunos de los casos que requieren cirugía son:

  • Deformidad estable del pie: El tratamiento quirúrgico consiste en remover el hueso prominente, el cual es recortado.
  • Deformidad inestable del pie: En esta situación es necesario soldar el hueso y reposicionarlo de manera que no suela aparecer una nueva prominencia.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notificar de